jueves, 22 de diciembre de 2011

Invierno


Llueve sobre blanco

entre los copos de nieve,

se van cayendo despacio

en los pequeños cristales,

los fractales se juntan

unidos a una forma diminuta,

abriendo y suavizando

en lo blanco.


Muy cortadas las mañanas felices,

las frías noches de larga distancia

recorridas en la noción del tiempo,

atrapados en el congelador

de una nevera en tierra,

dejando a medias

en el centro del ecuador,

llegando hacia el norte

de nuestra querida madre.


Entre un mes al anterior año,

entre dos meses al nuevo año,

nos quedaremos muy recios de piel,

el sol se quedara unas pocas horas,

alejándonos de los trópicos

del exótico veraneo,

acercándonos a los círculos

de la polaridad meridional,

nos vestiremos de muchos abrigos

y guantes termales,

hasta que nuestro cuerpo aguante

al que nunca nos vestiremos de animales

dejados en su piel.


El cielo se cae

entre los copos de nieve,

se caen muy despacito

llenándolo hacia el montón,

dejando en el terreno

todo sobre blanco.
Publicar un comentario