miércoles, 28 de marzo de 2012

Teatro


Antes de que una maquina

fabricase los sueños,

había un gran lugar.


En un gran lugar,

se contempla

una representación de una escena.


En una escena,

se muestra

ante un libro sosteniendo entre sus manos.


En un libro,

se lee y estudia el papel.


En un papel,

se representa ante un personaje.


En un personaje,

se representa a un carácter.


En un carácter,

se le comporta a un personaje

entre el bien o el mal.


Entre el bien o el mal,

es según como se comporte.


De comportarse muy bien,

el público se tiene que sentar

y se tiene que tranquilizar.


Se tiene que tranquilizar,

escuchando en una opera.


En una opera,

llevando entre la música

y el movimiento.


El movimiento

entre los gestos como en los mímicos,

van rimando en silencio.


Silencio hay que estar callado,

ante una gran representación

donde hay actores hablando.


Hablando en la ficción,

es por bien aprender y estudiar

en un dialogo del texto.


Su texto se esta cargando la poesía,

riéndose de un comediante

y llorándose trágicamente.


Trágicamente hay muchos géneros,

basados en hechos dramáticos.


Dramáticos como dramaturgos,

escritos y leídos para ser representados.


Representados con mucho espacio,

con mucha escena y mucho cambio,

con mucho ruido y pocas nueces.


Nueces de tomar y dar,

antes de que una maquina

fabricase los sueños,

solo había puro teatro.
Publicar un comentario