domingo, 11 de septiembre de 2011

Once



Ese día

el mundo cambio muchísimo y demasiado,

un decorado

amputo abriendo sus grandes heridas,

los dos

se cayeron profundamente abajo al vacío,

los humos y los escombros

rompieron sus enormes piezas de gran valor,

el dolor y el sufrimiento

se queda grabado y marcado en la memoria

del once de septiembre.
Publicar un comentario