jueves, 1 de septiembre de 2011

Septiembre



Se acabo lo bueno

después de estar desconectado,

las cuatros semanas de respiro

tan hermosos y terapéuticos,

reponiendo uno las fuerzas

para volver a rematar uno la faena,

cargando uno las pilas

en la batería de nuestro organismo,

aprovechar y esforzar,

muchas cosas que hacer

después del respiro.


Los coches van llenando

toda la carretera

en una operación de retorno,

es hora de volver a casa

recogiendo todo el equipaje,

guardando todas las ropas

y todas las cosas en su sitio,

mañana vuelve

a rematar uno la faena,

entrando con su uniforme habitual

con chaqueta y corbata,

con el maletín lleno de papeles

y de muchas cosas,

y llegando uno a casa

con chándal deportivo

y con las chanclas con los calcetines puestos

o con los pies desnudos,

para desconectar un rato de la faena

y después volver a rematar.


Muchas cosas que hacer

y mucha faena,

esforzar uno al máximo

lo puro y duro que es trabajar,

haciendo muchos papeles y rutinas,

administrar y contabilizar,

el trabajo no sirve para esclavizar

sirve para mantener a la familia,

ganando los duros

sobreviviendo a la economía,

viviendo la vida al limite

progresando en la independencia.


Muchos niños empiezan a rematar

volviendo al nuevo curso,

algunos niños a veces lloran

por no querer ir al cole,

queda muchas cosas por aprender,

hacer los deberes y estudiar,

progresando hacia adelante

paso a paso.


Muchas cosas que hacer,

muchas cosas que aprender,

muchas cosas que estudiar,

muchas cosas que trabajar,

en la guardería,

en la escuela,

en el instituto,

en la universidad

y en el trabajo.


Después de desconectar

viene a volver a rematar uno la faena,

todo tenemos un cerebro que pensar

y todo tenemos un dinero que mantener.
Publicar un comentario